Yeshúa y el judaísmo

Por Yosiyahu

 

Durante las últimas décadas ha estado ocurriendo un sorprendente cambio en la actitud de muchos judíos hacia el Maestro de Nazaret, a quien los hebreos modernos llaman “Yeshúa” los gentiles de tradición griega llaman “Jesús” y muchos  israelitas mesiánicos llaman Yeshúa o Yahoshúa conforme al hebreo antiguo. Pero no es menos sorprendente que este “despertar judío” hacia Yeshúa de Nazaret está balanceado a su vez por un cambio de actitud de muchos gentiles hacia la fe de Israel, la fe que practicó el Nazareno en toda su pureza.

Esta nueva tendencia debe desembocar, naturalmente, en una reinterpretación del Nazareno que armonice adecuadamente con el trasfondo judío en que nació, vivió y murió el Maestro Yeshúa. Por demasiados siglos ya la cristiandad ha estado presentando a Yeshúa como si fuera un gentil de habla griega, y hasta con un nombre de origen griego: Jesús. Con razón el mundo no ha entendido todavía el verdadero mensaje que nos trajo este gran Maestro.  Para entender a Yeshúa es imperativo situarlo en el trasfondo cultural y religioso del judaísmo del primer siglo.

Leer mas

Valores del pueblo hebreo

GUEMILUT HASADIM  (Obras Piadosas)

 

En el pueblo hebreo, las relaciones interpersonales ocupan un sitio de extrema  trascendencia. Tal es así que el Yom Kipur, día de la expiación y la fecha más sagrada del calendario hebreo, está dirigida en gran medida a que el israelita resuelva los conflictos con sus semejantes que se puedan suscitar en el transcurso del año. Gran parte de la legislación israelita norma la convivencia en sociedad, condición sine qua non para que el hombre esté en paz consigo mismo y a su vez con el Todopoderoso.

Uno de los valores supremos del sistema ético hebreo es el de Guemilut Hasadim que en hebreo significa “manifestación de obras de caridad”. Sin embargo, ninguna traducción hace justicia a su significado real. Se trata de una de las virtudes sociales israelitas más completas y fundamentales que comprende toda una gama de consideraciones y obligaciones, no sólo hacia otros hebreos, sino hacia el prójimo en general.

La literatura hebrea está llena de alusiones a Guemilut Hasadim. Shimón el Justo, gran rabino del siglo 1 a.e.c., la menciona en el Pirké Avot -Libro de los Máximas de los Padres- al afirmar que “el mundo descansa sobre tres pilares: la Torah, el trabajo y Guemilut Hasadim”. (Pirké Avot 12).

Tal vez lo sustantivo de este concepto descansa en el hecho de que constituye una forma de asistencia que va más allá de la caridad. Es ayuda que satisface no sólo en lo material sino también en el aspecto espiritual.

Bajo Guemilut Hasadim se integraron las asociaciones comunitarias que tienen como preocupación fundamental la dignidad en la sepultura de los muertos, así como las visitas a los enfermos. Por otra parte, en Europa Oriental, Guemilut Hasadim también incluyó el otorgar préstamos a artesanos o comerciantes.

Dentro de las obligaciones implícitas en el concepto de Guemilut Hasadim destacan los siguientes:

Leer mas

Una fe sin prejuicios

Por Wilfredo Torres

El propósito de este artículo es concientizar al mundo cristiano sobre los ataques y prejuicios que se dirigen sin razón contra la fe hebrea. Soy creyente en el Mesías, pero a lo largo de los años de estudio pude comprender que el Mesías amó su cultura, su religión y su pueblo. Además, que es injusto que el cristianismo se haya apoderado del pacto, las bendiciones y todos los privilegios de Yisrael como pueblo del Eterno. El apóstol Pablo dice en Romanos 11 que los gentiles que están en el Mesías son solamente una rama del OLIVO que es Yisrael; pero la raíz (Yisrael) es la que nutre a las ramas injertadas (la iglesia). El cristianismo es hija de la religión de los Padres, los Profetas, y del Mesías (del judaísmo), y ambas comparten el producto de la fe en el Poderoso de Yisrael, la ética, la moral y la base teológica del judaísmo. El fundamento del cristianismo es el judaísmo, y sin judaísmo no existiría cristianismo.

Un sabio comentaba que «la ignorancia está más cerca de la razón que el prejuicio.» En veinte años he oído innumerables comentarios antijudíos llenos de prejuicios, celos y calumnias por parte de predicadores cegados por el fanatismo y las malas interpretaciones bíblicas. Éstos están lejos de la verdad. A lo largo de la historia ese prejuicio ha llevado a la muerte a muchos hermanos en la fe de Abraham. No hay que olvidar las persecuciones por parte de la Iglesia-Estado, las Cruzadas, la Inquisición y el Holocausto. Todos hemos sido en cierta forma culpables de prejuicio.

Leer mas

Trasfondo hebreo de las enseñanzas de Yahshúa

Aví Ben Mordekáy

(Bosquejo para un estudio más amplio)

Yeshúa conocía bien las Escrituras Hebreas y las costumbres hebreas y siempre vivió en armonía con la Ley de Yahwéh:

* Celebraba la Pascua – Mar. 14:12; Juan 13:1

* Asistía a la Fiesta de Cabañas – Juan 7:2,8,14

* Bendecía el pan y el vino – Mat. 26:26.27

* Aconsejó al leproso que curó que fuera al sacerdote – Mar. 1:44

Leer mas

Tipos de fariseos

Fariseos Buenos y Malos

A pesar de que el fariseísmo enfatizaba la obediencia a la Ley, Yeshúa criticó a los fariseos por causa de sus palabras piadosas carentes de actos correspondientes.
Es interesante notar que el Talmud de Jerusalén también critica a los fariseos de manera semejante. El Talmud describe siete distintos tipos de fariseos, cinco de los cuales son hipócritas, y dos que son buenos: (1) El fariseo “de hombro” exhibía sus buenas obras delante de los hombres como si portara una medalla de honor sobre su hombro o pecho. Yeshúa comenzó sus denuncias con la mención de este tipo de fariseo (Mat. 23:4). (2) El fariseo “espera para ver” le pediría a alguien que esperara un momento para que le pudiera ver realizar alguna obra de caridad. (3) El fariseo “ciego” cerraría sus ojos para evitar ver a alguna mujer, aunque tuviera que tropezar o golpearse contra la pared. (4) El fariseo “mortero” caminaba con la cabeza baja para evitar ver alguna tentación. (5) El fariseo “contador” siempre estaba contando sus buenas obras para saber si contrarrestaban sus malas obras. Los dos fariseos buenos eran: (6) El fariseo “temeroso de Elohim”, quien era un hombre justo y virtuoso como Job, y (7) el fariseo “amador de Elohim”, que tenía un verdadero amor a Elohim como lo tenía Abraham (Moseley, 110).
Tanto el Nuevo Testamento como la literatura judía describen a varios fariseos justos, sinceros y honestos. Nicodemo (Juan 3:1) y José de Arimatea creyeron el mensaje de Yeshúa y se esforzaron en seguirle (Juan 7:50; Juan 19:39; Mar. 15:43). Gamaliel, el maestro de Pablo, apeló para que fueran más tolerantes con los cristianos. En por lo menos una ocasión, algunos fariseos le informaron a Yeshúa que Su vida peligraba, y otros demostraron su hospitalidad al Maestro (Luc.13:31, 7:36, 11:37, y 14:1) (Moseley, 111). Saulo de Tarso, el escritor más prolífico del Nuevo Testamento, era un fariseo (Hech. 23:6).

Leer mas

La teología del reemplazo

¿Ficción o Realidad?

 

Por Wilfredo Torres

 

Este término es ampliamente utilizado por la iglesia para enseñar que la iglesia cristiana reemplaza a Israel en todas las dimensiones, en las promesas, redención y en el plan de salvación. En el 70 de la E.C. los romanos bajo el general Tito destruyeron por completo la ciudad de Jerusalem y el Templo. Más tarde la rebelión de Bar Kokhbá fue aplastada por Adriano, los judíos fueron esparcidos por todo el imperio romano como esclavos y desterrados de su patria por dos mil años. Como justificación al antisemitismo y a todas sus desgracias, se creyó que todos sus males eran causados por haber matado al Mesías. La destrucción del templo fue profetizada en Dan. 8:13 “Y oí un santo que hablaba; y otro de los santos dijo a aquél que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora que pone el santuario y el ejército para ser hollados?”, 9:27 “Y en otra semana confirmará el pacto a muchos, y á la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda: después con la muchedumbre de las abominaciones será el desolar, y esto hasta una entera consumación; y derramaráse la ya determinada sobre el pueblo asolado. “, Daniel 11:31, 12:11 y  Mat. 24:15.

Leer mas

Nuestra Herencia Sefardita

Una Herencia Cultural Milenaria

 

Presumo que los lectores están relacionados ya con los términos Sefarád y sefaradita. Sefarád es el nombre hebreo para España; y sefaraditas son los hebreos que descienden de la comunidad cultural judía que se desarrolló en España, Portugal, y Norte de África, principalmente, en la Edad de Oro del Judaísmo. Hoy día hay comunidades sefaraditas también en Israel, así como en la tres Américas y en las Antillas del Caribe.

La tradición y cultura sefaradita ha sido tan influyente a través de la historia que cuando se adoptó el hebreo como idioma oficial del Estado de Israel, se adoptó la pronunciación tradicional sefaradita, con pocas excepciones.

Como dijéramos antes, la mayoría de los Hebreos y Judíos Mesiánicos son de origen sefaradita, especialmente los de habla española.

Leer mas

Las raíces de nuestra fe

¿Por qué estudiar las raíces hebreas de nuestra fe?

 

Contribuido por Wilfredo Torres

 

Todos los cristianos quieren ampliar su mundo espiritual. El promedio de los pastores dedican muy poco tiempo a aprender sobre costumbres bíblicas antiguas. Otros tienen la noción de que el judaísmo no sirve y que sólo su interpretación modernista de la Biblia es la que vale. Debemos entender que la Biblia fue escrita por judíos, en hebreo, y en el contexto de su cultura. Es importante retornar a las raíces de nuestra fe para conocerla mejor a la luz de las creencias del Mesías y de la iglesia primitiva. La iglesia primitiva fue una comunidad de carácter judío, y a la luz de sus costumbres podemos entender mejor nuestra fe.

Leer mas